jueves, 19 de agosto de 2010

La Nana



Por fin ha llegado a casa.Es una preciosidad.


Cuando la miro,me vienen a la mente imágenes como esta




O esta otra




Aunque,he de reconocer que, a veces,también veo cosas como esta






La otra perra,ya mayor,y el gato,la han recibido con una cortés indiferencia.Acabarán siendo amigos.

A destacar la losa de responsabilidad/inquietud/inseguridad que a mi hija,su legítima dueña,le ha caído encima.Le vendrá bien.

Espero que se llenen de amor y de felicidad mutuamente.

Que sean la una para la otra la imagen de la alegría,el consuelo y la complicidad.



3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Xa tía pouca gana e ahora acabei...

    ResponderEliminar
  3. Su dueña dice que es,y sigue siendo un año despues, una preciosidad

    ResponderEliminar